dimarts, 30 de novembre de 2010

"Elogio de la lentitud" (Carl Honoré)

 
"La argumentación contra la velocidad empieza por la economía. El capitalismo moderno genera una riqueza extraordinaria, pero al coste de devorar recursos naturales con más rapidez de aquella con la que la madre naturaleza es capaz de reemplazarlos" (pàg. 15)

...

"Si seguimos así, el culto a la velocidad sólo puede empeorar. Cuando todo el mundo se decide por la rapidez, la ventaja de ir rápido desaparece y nos fuerza a ir más rápido todavía" (pàg. 21)


HONORÉ, CARL, "Elogio de la lentitud", Ed. RBA

Visualitza la imatge a mida completaVisualitza la imatge a mida completa

"Libertad y límites. Amor y respeto. Lo que los niños necesitan de nosotros" (Rebeca Wild)

"Ojalá que haya conseguido poner en claro que ello en modo alguno significa que hay que comportarse con brusquedad, reserva o antipatía cuando se defienden límites sin justificarlos o sin justificar-se uno mismo, o sin acudir a la comprensión del otro. en todo caso, no se da una seguridad efectiva hasta que poco a poco nos vamos dando cuenta que, por un lado, los límites realmente forman parte de la vida, y por ello, el organismo puede soportarlos, aun cuando puedan resultar doloroso, y de que, por otro, las relaciones instructivas son inadecuadas e impiden los procesos reales de desarrollo." (pàg. 51)

...

"Los límites son por tanto imprescindibles para que pueda llegarse a actuar con libertad. Son los puntos de apoyo necesarios para que todo organismo con su capacidad de vivir con sus propias membranas pueda también orientarse en el mundo exterior. Esta imagen puede compararse con los contornos de un rompecabezas sin los que serìa imposible componer pieza a pieza un cuadro con sentido." (pàg. 56)





"Ahora se sabe que el miedo forma parte de la vida y que sencillamente no puede ser eliminado por educación o por explicaciones. Aceptar al prójimo, se trate de un niño o de un adulto, junto con su miedo, permitirle expresarlo para que poco a poco aprenda a tratar sus miedos, pertenece a los logros auténticos de una relación afectuosa y respetuosa. Pero mediante los complicados encadenamientos de amor, de atención adecuada, de respeto por el "legítimo otro", de verbalización adecuada e idioma corporal surgen, precisamente en los padres que defienden la libre expresión de sus hijos, situaciones que exigen límites en otro nivel." (pàg. 75)

...

 
"Por el contrario, nuestra experiencia con adolescentes que al menos en parte había vivido en un entorno adecuado, que han experimentado la calidad de la vida y la satisfacción de sus auténticas necesidades así como los límites adecuados, muestran un panorama distinto: en sus contactos con el "gran mundo peligroso" son capaces de distinguir entre los que concuerda con ellos y en los que sólo participan para conocer la conducta de otras personas, qué les satisface realmente y qué les deja vacíos y agotados. A los adolescentes que están en este estado sólo tenemos que ponerles límites de vez en cuando. Aquí es donde experimentamos que estos jóvenes desean discutir con nosotros sobre los motivos, pero no para eliminar los límites, sino para poder comprender mejor nuestra forma de pensar." (pàg. 79)


WILD, Rebeca, " Libertad y límites. Amor y respeto. Lo que los niños necesitan de nosotros", Ed. Herder

Visca la llibertat!


Pere-Màrtir Viada

Haití y sus otros terremotos (Eduardo Galeano)



El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se
enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar
algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad
universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente
Préval.




Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más
difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es
verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del
tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la
revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a
prohibir la esclavitud.



Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo.
Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití
provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo
escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento
diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo
al desorden y a la violencia. .

Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil
abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.



Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las
pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y
violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer
mal el bien.Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era
una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las
revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y
otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que
viene del África.El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al
caos. De la maldición blanca, no se habló.



La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado:
–¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias? El anterior. Pues, que se
restablezca–. Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves
llenas de soldados. Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la
independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra
arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la
guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a
Napoleón Bonaparte.A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una
indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del
pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado
por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones
de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo
llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se
cumplió, por fin, la redención final.



Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos. A cambio de ese
dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció.
Haití había nacido condenada a la soledad. Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque
le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a
la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que
liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el
prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-
Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar. En realidad, las colonias
españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos,
aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821,
pero la realidad no se dio por enterada.



Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854. En
1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que
hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de
ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la
liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva
York.



El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles,
restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a
restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas.



Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero,
Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en
la plaza pública. La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron
dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier
posible asomo de democracia.Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República
Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de
Trujillo. Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las
desventuras y los años.

Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de
los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez
reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a
derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que
siempre regresan, como la gripe. Pero los expertos internacionales son mucho más
devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del
Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron
negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el
Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción
nacional.



Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o
balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero
esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios. Ahora Haití importa
todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente
bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la
producción nacional.En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití,
hay un gran cartel que advierte: El mal paso. Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y
hambre, miseria, pestes.



En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de
recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos
crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.




Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si
fuera chatarra. Espera las manos de su gente.




Eduardo Galeano



El amor de Dios y el amor al prójimo
son dos hojas de
 una puerta que sólo pueden abrirse y cerrarse juntas”


Kierkegaard

Filosofia Renaixentista

La Filosofia de l'Edat Mitjana

Pitàgores i Plató

Pobres



Pobres

A "Sense embuts", vuit homes i dones parlen de l'experiència d'haver-ho perdut tot i d'haver de viure al carrer.

A Catalunya, es calcula que les persones sense sostre podrien ser més de vuit mil, de les quals, el 83 % són homes. Gairebé el 90 % viuen al Barcelonès, un 63 % tenen estudis secundaris i un 13 % són universitaris. Només un 17,5 % reben prestacions públiques.

Vuit homes i dones que viuen o han viscut en la més absoluta pobresa parlen del que és dormir en un caixer automàtic, de la gana, el fred, la por i la solitud. També expliquen què suposa demanar caritat, remenar escombraries o patir la compassió dels altres. I valoren si és possible sortir-se'n, de com fer-ho i a quin preu.

Es tracta de persones que tenien feina, casa i família, però que, de sobte, un dia es van trobar al carrer per l'alcohol, la droga, l'atur, l'amor, la malaltia mental o per una ànsia irrefrenable de dormir sota la lluna.
  • Programa Sense embuts
  • Idioma Català
  • Producció TVC
  • Any de producció 2008
  • Durada: 25min.

Malalts mentals





L'any 2007, més de trenta-set mil persones estaven en tractament per trastorns mentals greus. A Catalunya hi ha quinze mil quatre-centes persones esquizofrèniques i tres mil cinc-centes amb trastorn bipolar. El 3 % de la població està afectat per algun tipus de trastorn mental, greu o no. En Carles, en Miguel Ángel, la Maria Dolors, en Toni, en José Miguel, la Dolors, en Xavi i en Raül s'han de medicar sempre si no volen tornar a patir al·lucinacions, paranoies o deliris. El que més temen és el sofriment indescriptible de la psicosi. Tots ells, amb un diagnòstic d'esquizofrènia, parlen sobre la malaltia, la marginació, el dolor i l'estranyesa que comporta una malaltia mental greu. Recorden com va començar, com van rebre el diagnòstic i com va reaccionar el seu entorn. També comenten aspectes com ara tenir parella, tenir fills o treballar; confessen què els fa por, descriuen com són els psiquiàtrics i expliquen quins efectes els causa la medicació que prenen.

  • Programa Sense embuts
  • Idioma Català
  • Producció TVC
  • Any de producció 2008
  • Durada: 26min.


"Sense embuts" s'afegeix a la programació de "La Marató" del 2008, dedicada a les malalties mentals greus, i parla amb vuit persones afectades d'esquizofrènia sobre com és la seva vida.

Mata l'escola la creativitat?

El Naixement de la Filosofia

divendres, 26 de novembre de 2010

Webquest "La Isla de las Flores"

http://phpwebquest.org/catala/webquest/soporte_derecha_w.php?id_actividad=6440&id_pagina=1

Mundial Filosofia - Alemania versus Grècia - Monty Python

Webquest "Generació Ni-Ni"

http://phpwebquest.org/catala/webquest/soporte_mondrian_w.php?id_actividad=6380&id_pagina=1

La República de Plató (367a - 376)

La Isla de las Flores (Jorge Furtado)

Mostra de Fotofilosofia 2010 - IES Lauro (Les Franqueses del Vallès) - 10 % Seleccionat

Mostra de Fotofilosofia 2010 - IES Lauro (Les Franqueses del Vallès)

Check out this SlideShare Presentation:

Brossa, Joan


Nostàlgia


La verdadera nostalgia, la más honda, no tiene
que ver con el pasado, sino con el futuro. Yo
siento con frecuencia la nostalgia del futuro,
quiero decir, nostalgia de aquellos días de fiesta,
cuando todo merodeaba por delante y el futuro
aún estaba en su sitio.




"A porta tancada", Jean-Paul Sartre





GARCIN .- El bronze... (L’acaricia) Bé, ha arribat el moment. Aquí hi ha el bornze,el contemplo i comprenc que sóc a l’infern. Us dic que tot havia estat previst. Havien previst que m’aturaria davant aquesta xemeneia, amb la mà sobre el bronze i amb els vostres ulls clavats al meu damunt. Totes aquestes mirades que em devoren ... (Es gira bruscament) Ah! Només sou dues? Em pensava que éreu més. (Riu) De manera que l’infern és això. Mai no m’ho hauria cregut ... Us en recordeu? El sofre, el foc, les graelles... Ah, quina broma! No hi ha cap necessitat de graelles. L’infern són els altres.

Sartre, Jean-Paul, “ A porta tancada” , dins Teatre de Sartre, Barcelona, Aymà, 1968 pàg. 71-72, 79-80, 100